[Warhammer: El Escenario de la Semana] Batalla en el Bosque de las Sombras (ES vs RCB)

Saludos, Señores de la Guerra.

Sigo en mi cruzada de intentar ofrecer un montón de escenarios para que la gente juegue Warhammer de mil formas distintas, en vez de siempre batallas campales en eriales para probar jugar competitivo 😛 Una semana más, un escenario más. Hoy os presento un escenario algo más pequeño y que enfrenta dos enemigos acérrimos, los Elfos Silvanos y los Hombres Bestia. Ya sabéis que aunque sea un escenario diseñado para Sexta Edición con Manuscritos de Nuth, es fácilmente adaptable a otras ediciones de Warhammer o a algunas ediciones fan (como WH8.5ReforgedKings of WarAge of Sigmar The Ninth Age), siempre y cuando tengan reglas para Morghur.

Os recuerdo que podréis encontrar todos los escenarios que vamos publicando en esta página (menú Manuscritos de Nuth, Escenarios).

Batalla en el Bosque de las Sombras

Elfos Silvanos vs Reino del Caos (Bestias), 1137

Situación histórica

El Bosque de las Sombras debe su nombre a ser el más lúgubre de todos los bosques del Imperio; los árboles que crecen ahí son bastante distintos a los del resto de bosques, ya que tienen las ramas y los troncos retorcidos de forma grotesca como si fueran garras y están envueltos en capas de musgo y liquen, y han crecido tan apiñados entre sí que sus ramas casi se entrelazan como dedos fuertemente apretados. En este bosque proliferan unos hongos extraños y abotargados parecidos a enormes bejines biliosos y setas venenosas de vivos colores.

El Bosque de las Sombras siempre ha sido un nido de Hombres Bestia, así como de otras viles criaturas. Sin embargo hay algunas partes que son rayos de luz en mitad de la noche, pequeños enclaves de Elfos Silvanos que intentan impedir que el Caos se apodere de todo el bosque. En el año 1.137 según el Calendario Imperial, en el Bosque de las Sombras se produjo una cruenta guerra entre elfos y hombres bestia, con el objetivo de dar caza a Cyanathair el Corruptor, conocido en la lengua de los hombres como Morghur, Señor de las Calaveras.

Resumen

En la Batalla en el Bosque de las Sombras, los Elfos Silvanos intentan aprisionar a Morghur mientras los Hombres Bestia intentan evitarlo.

El campo de batalla

Esta batalla se juega en un tablero cuadrado de 120×120. Hay seis elementos boscosos de unos 25cm de diámetro. Divide el tablero en cuatro secciones de 30×30, coloca un bosque centrado en cada una y dispérsalo. El jugador Elfo Silvano podrá colocar un bosque adicional.

Los ejércitos

El jugador del Caos tendrá un ejército estándar de 1.000 puntos de Reino del Caos: Bestias. Sólo puede incluir miniaturas de tipo Bestia. No puede incluir ningún personaje. Adicionalmente, cuenta de forma gratuita con Morghur (aunque habitualmente no pueda llevar Comandantes).

El jugador Elfo Silvano tendrá un ejército estándar de 1.000 puntos, con únicamente un Noble como personaje. Adicionalmente, cuenta de forma gratuita con tres Cantores de los Árboles de nivel 2 (sin objetos mágicos).

Despliegue

Se usa despliegue alterno. Determina aleatoriamente qué jugador empieza a desplegar.

Quién va primero

Determina de forma habitual quién va primero (lanza 1d6, el jugador que haya terminado de desplegar antes tiene un +1, y el que saque más alto decide quién va primero).

Duración

Esta partida dura seis turnos.

Condiciones de victoria

Cuenta los puntos de forma habitual. 

Alternativamente, si se consigue atar a Morghur, o si Morghur muere, el jugador Elfo Silvano gana automáticamente la partida.

Reglas especiales

Hechizo de Atadura. El objetivo de los Elfos es capturar a Morghur. Los Cantores conocen el hechizo “Atadura del Bosque” adicionalmente a sus hechizos. 

Atadura (14+)

Objetivo: Morghur, a 60cm o menos, no trabado en combate. Requiere línea de visión.

Efecto: El jugador Elfo Silvano gana la partida automáticamente.

Duración: Instantáneo.

Apoyo mágico. Tras lanzar los dados para Hechizo de Atadura, pero antes de la tirada de dispersión, los hechiceros amigos (otros Cantores) que tengan línea de visión hacia el que ha lanzado el hechizo pueden “apoyar” mágicamente, añadiendo un dado de la reserva de energía a la tirada de lanzamiento. Por ejemplo, el Cantor puede lanzar 3 dados para lanzar el hechizo; tras ver el resultado, puedes elegir otro hechicero que vea al que ha lanzado el hechizo y lanzar un dado adicional; tras ello puedes elegir un tercer hechicero que vea al que ha lanzado el hechizo y lanzar otro dado adicional. Estos dados adicionales forman parte de todos los dados de lanzamiento, así que en conjunto pueden provocar disfunción o fuerza irresistible. En caso de disfunción, tanto tanto el mago que ha lanzado el hechizo como los que hayan “apoyado” sufren disfunción (lanza una única vez y aplica el mismo resultado a los tres).

Obviamente, ni el hechicero que lanza el hechizo ni los que “apoyan” pueden estar trabados en combate ni huyendo.

Desarrollo histórico

Los Elfos Silvanos lucharon durante meses contra las hordas de hombres bestias guiadas por Morghur en el Bosque de las Sombras. Finalmente, los Cantores de los Árboles consiguieron atar a la bestia con su magia; luego, lo transportaron al bosque de Athel Loren, donde el Hombre Árbol Durthu le dio muerte.

Jugando con otros ejércitos

Puedes sustituir a los Elfos Silvanos por cualquier otra facción, aunque mover por los bosques va a ser complicado… quizá una facción enemiga de Hombres Bestia, o unos eslizones que han leído la maldición de Morghur en una tablilla.

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

2 comentarios en «[Warhammer: El Escenario de la Semana] Batalla en el Bosque de las Sombras (ES vs RCB)»

  1. Ayer probé este escenario, muuuuy entretenido. Lo jugué en solitario, eso sí haciendo algún cambio para representar lo caótico que es Morghur:
    – Movimiento, lo que hice fue determinar aleatoriamente con el dado de dispersión la dirección del movimiento de cada unidad del ejército de Bestias del Caos, y los movía al maximo de su capacidad. No tenía tropas de disparo así que nunca me preocupé por ese tema.
    – Cargas, si una unidad tenía línea de visión con alguna unidad enemiga, con una baraja española sacaba una carta: con copas no declaraba carga y se movía como dije en el párrafo anterior, con oros buscaba un sitio para flanquear a la unidad enemiga, con espadas declaraba carga si me parecía que estaba a distancia, y bastos declaraba carga siempre.
    Yo manejé el ejercito de elfos silvanos (bueno, eran mis enanos haciéndose pasar por elfos), como era la primera vez que usaba elfos silvanos la primera partida la perdí por errores básicos, la segunda en cambio fue muy igualada (me hizo mucha pupa que no parasen de convertirse en engendros del caos mis silvanos)
    En resumen, muy buen trabajo por este escenario 🙂

  2. ¡Gracias Vito!

    Al principio tenía miedo que fuera únicamente «seis turnos lanzando el hechizo», pero el hecho que tengas que intentar buscar a Morghur (y un jugador de bestias inteligente pondrá a Morghur de forma que pueda cargarte luego) y su regla especial de convertir a engendros, me pareció equilibrado.

Deja una respuesta