[Warhammer: El Escenario de la Semana] Batalla de las Praderas (ES vs IM)

Saludos, Señores de la Guerra.

Hoy os presentamos un escenario que enfrenta a dos ejércitos «buenos», y que se enfrentaron por accidente (más o menos). A nivel de juego, se podría resumir como silvanos emboscando al estilo bestias, contra un ejército imperial que les supera en número pero con menos tecnología de lo habitual. Puede presuponer un desafío para ambos jugadores, ya que en un caso se quita uno de los puntos fuertes, y en otro caso la forma de jugar es muy distinta a su habitual.

Como siempre, recordad que aunque el escenario esté diseñado para Manuscritos de Nuth, podéis adaptarlo muy fácilmente a cualquier otra edición de Warhammer, sea fan o pura (incluso otros juegos como Kings of War o The 9th Age). Recuerda que los escenarios publicados hasta ahora están en esta página (o, si no recordáis, menú Manuscritos de Nuth, Escenarios).

Batalla de las Praderas

Elfos Silvanos vs Imperio, 1670

Situación histórica

En el año 1152, el Emperador Mandred Mataskavens fue asesinado, sumiendo al Imperio en una crisis de sucesión. Hacia el siglo XIV coexisten dos Emperadores, el Gran Duque de Stirland y la Condesa Otilia de Talabecland. Más adelante, en 1547, el Conde Siegfried de Middenheim se proclama a sí mismo Emperador, por lo que hay tres Emperadores. Empieza la Era de los Tres Emperadores, que duraría hasta el año 2304 con la coronación de Magnus el Piadoso.

En esta época, algunos de los Emperadores declara la guerra incluso a Bretonia. Es el caso del Conde Ulrich von Schloss de Reikland, partidario del Emperador de Nuln, que intentó atacar al ducado de Quenelles. Sabiendo que el Paso del Mordisco del Hacha estaba bien defendido, intentó invadir Quenelles por el Sur, atravesando el bosque de Athel Loren e ignorando las leyendas que rodeaban el bosque. Poco se esperaban los imperiales que les atacarían los elfos silvanos, dando lugar a la Batalla de las Praderas.

Resumen

Los Elfos Silvanos emboscan un enorme ejército imperial.

El campo de batalla

Se juega en un escenario de 180x120cm. Los dos extremos largos (sección de 180x15cm) debe estar repleta de bosques. En el centro del campo de batalla puedes colocar 1D3 elementos más siguiendo la tabla de escenografía de Regiones civilizadas.

Los ejércitos

El jugador Imperial arma un ejército de 3.000 puntos. No puedes incluir armas de pólvora ni máquinas de guerra (ya que los Enanos se las vendieron por primera vez en 1991), ni mucho menos Tanques de Vapor (diseñados por Leonardo da Miragliano, que entró en servicio del Emperador en el 2012) u otras máquinas. Debe incluir al Conde Ulrich von Schloss (usa perfil de Conde Elector pero no puede usar Colmillo Rúnico).

El jugador Silvano usa un ejército de 2.500 puntos. Ver reglas de “Emboscada”.

Despliegue

El jugador Imperial despliega todo su ejército en el área de 45cm de uno de los lados cortos del campo de batalla (coloreada de rojo en el mapa).

Luego, el jugador silvano despliega todo su ejército (salvo las tropas emboscadas) en el área de 30cm del lado opuesto.

Posteriormente se despliegan los exploradores imperiales (si los hubiere) y luego los exploradores silvanos.

Quién va primero

El jugador silvano está emboscando, así que juega primero..

Duración

La partida termina a los seis turnos.

Condiciones de victoria

Cuenta únicamente los puntos por bajas y estandartes, incluyendo puntos por muerte de general.

Reglas especiales

Emboscada. El General del ejército tiene un cuerno que puede hacer sonar durante la batalla para reunir a los Elfos que permanecen al acecho.

No despliegues ninguna de las unidades hostigadoras de tu ejército durante la fase de despliegue (los personajes se despliegan de la forma habitual). Hasta que no entren en el campo de batalla no se consideran en juego para ningún efecto.

A partir del segundo turno, en la subfase de Resto de movimientos (tras declarar cargas y movimientos obligatorios), el General puede hacer sonar el cuerno e iniciar así la emboscada. Determina para cada unidad que esté emboscando un punto en los bosques de los lados largos del tablero (15cm, coloreado en azul). A continuación, efectúa un chequeo de Liderazgo por cada una de estas unidades (con el Liderazgo de la propia unidad, pero no del General aunque el punto de salida esté cerca); si supera el chequeo, la unidad aparecerá en ese punto (trátala como una unidad que hubiera perseguido al enemigo hasta fuera del campo de batalla en el turno anterior; esto es, podrá mover de forma habitual pero no cargar) y desplegará en ese punto, siempre dentro del área de despliegue . Las unidades que no superen el chequeo de Liderazgo podrán volver a intentarlo al siguiente turno. Las unidades que no hayan conseguido aparecer al final de la batalla, se consideran bajas y el jugador imperial gana sus puntos de victoria.

Si el General muere, todas las unidades que estuvieran emboscando y no hayan aparecido en el campo de batalla no pueden entrar en juego, y cuentan como baja (el oponente gana los puntos de victoria).

Desarrollo histórico

El Conde Ulrich von Schloss de Reikland fue derrotado por los Elfos Silvanos.

Jugando con otros ejércitos

Recomendamos mantener las reglas del ejército Elfo Silvano, aunque sería completamente factible jugar con un ejército de Reino del Caos: Bestias. El ejército imperial puede sustituirse por cualquier otro.

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

3 comentarios en «[Warhammer: El Escenario de la Semana] Batalla de las Praderas (ES vs IM)»

  1. Un escenario muy muy interesante… Le veo muchísimas posibilidades.

    Una pregunta.
    ¿El conde murió? Me he quedado con la duda después de la fantástica introducción.
    Y otra.
    Se afirma que las unidades emboscadas pueden mover cuando entran, pero luego se afirma lo contrario. Entiendo por lógica que actúan como se dice al principio, cómo unidades que vuelven de perseguir,¿ verdad?

    Namarie, estos escenarios son ORO PURO.

  2. Pues no sé si el conde murió, no lo dice en el trasfondo oficial… sólo dice que vencieron los silvanos 😉

    Correcto, pueden mover (edito).

    Gracias, intento que los escenarios sean distintos siempre en facciones que se enfrentan, tamaño, muchas o pocas reglas, mucha o poca limitación de ejércitos… Mi meta es que todo el mundo pueda jugar algún escenario con algún colega y que se lo pase bien.

  3. Me resultan muy estimulantes.
    Cuando jugaba a sexta edición mis amigos y yo abusabamos de la batalla campal , y además solo contábamos puntos destruidos. Un mata-mata
    Me daría pereza volver a eso
    Sin embargo todos estos escenarios le dan muuuuuicha vida al juego

Deja una respuesta