[Warhammer 40.000 Imperium] Abriendo el número 1

Saludos, Señores de la Guerra.

Ya ha salido oficialmente en nuestro país el coleccionable Warhammer 40.000 Imperium que Salvat ha tomado licenciado de Hachette. Este coleccionable, por si alguien no lo sabe, es una colección de fascículos que ayuda a introducirse en el hobby de los wargames con miniaturas, concretamente en Warhammer 40.000 de Games Workshop. La colección muestra el trasfondo del cuadragésimo primer milenio y enseña a coleccionar, montar, pintar y jugar con miniaturas Citadel. Consta de 80 entregas y cada una viene acompañada de algunos accesorios o gadgets, generalmente miniaturas y escenografía para jugar, y pinturas y pinceles para pintar.

Sí, ya sé que la mayoría de lectores del blog esto lo sabéis de sobras, pero va bien hacer una introducción genérica por si vienen visitas de muggles que quieren saber de qué va nuestro hobby 😛

AVISO. Este post es bastante largo (y me ha costado horas de preparar), tómatelo con tiempo.

Como hice con Mortal Realms, me he suscrito a esta colección. Básicamente porque me gustan los Necrones y porque el lado «marine» no es tan monótono como en Conquest (el coleccionable que sacó hace unos cuatro años de Marines azules vs Marines apestosos). El hecho que la colección sea no sólo de Marines sino que también tenga Hermanas y AdMec es lo que me hizo suscribirme. Además, serán las únicas miniaturas que (a priori) me voy a comprar, por lo que la economía no se verá muy afectada.

De la misma forma que con el anterior coleccionable, voy a ir abriendo cada número y a dar una valoración personal del número (sin tener en cuenta el gadget, y teniéndolo en cuenta).

No me ha llegado aún el primer paquete de suscripción. Sin embargo me he acercado a un quiosco donde tenían varios números 1 y he comprado el primero (por vosotros, conste). He comprado sólo un número 1 (ya tendré otro con la suscripción), no he sido ansias como algunos que se han pillado 25 números uno (ya hablaré de esto al final).

Cartón y embalaje

Como podéis ver en la imagen que encabeza el post, hay un cartón bastante grande (los primeros números tradicionalmente llevan un enorme cartón para llamar la atención), con el nombre de la editorial en la parte inferior, anuncio en la parte superior (con el precio resaltado) y luego por separado el fascículo y el gadget. Os recuerdo que en estos coleccionables compráis el fascículo, que viene con algunos accesorios de regalo. Ya sé que muchos queréis simplemente moñecos más baratos que en tienda, pero a nivel contable y de la editorial tú compras un fascículo que viene con cosas, no cosas que vienen con un fascículo.

En la parte trasera, como es habitual, se anuncia de qué va la colección (¡Colecciona! ¡Pinta! ¡Juega!), se anuncia la siguiente entrega en grande (y las tres siguientes en pequeñito), y hay un espacio remarcable en la parte izquierda e inferior pidiéndote por primera vez que te suscribas.

¿Suscripción?

Las editoriales de coleccionables ganan dinero si la gente se suscribe a la colección. Esto es, que la gente esté comprándose los 80 números de la colección. Hay un mito que corre de «es que en el primer número pierden dinero y ganan con los otros». No es del todo cierto; os puedo decir que como regla general en el primer número NO pierden dinero, si bien es cierto que ganan mucho menos.

Sí, ya lo sé, el primer número vale 2€ y los números normales 10€, «¿pues se ganan 8€ con los demás?» No del todo. Pensad que de esos 10€ hay que quitar impuestos, margen de venta, logística, etc con lo que grosso modo podemos decir que lo que se lleva la editorial es la mitad, entonces el primer número son 1€ mientras que los demás son 5€. De ahí hay que restar el coste del fascículo, cartón, embalaje, y los gadgets (que, aunque veamos mucha cosa, es en este número 1 de céntimos), además de coste de licencia, y costes fijos o estructurales distribuidos en toda la colección (publicidad, licencia…). Lo que me vengo a referir es que con el número 1 igual se ganan 10 céntimos por cada uno vendido (que, por miles, es mucho). Hay veces que ganan más con el número 1 que con el 2, por ejemplo, por tema curva de caída (la «tirada» o número de ejemplares de cada número es una curva descendiente, y ya saben que se va a vender 10 número 1 por cada número 2).

Sí es cierto, en colecciones «desconocidas», que la cantidad de primeros números y de suscriptores dan idea de cuánto van a pedir del número 10 por ejemplo. Pero en este caso (tercera colección parecida) saben muy bien cuánto tienen que sacar de cada número.

Estooo… ¿suscripción?

Sí, perdón, que me voy por las ramas. Lo que me venía a referir es que, a pesar de todo lo que os he explicado, las empresas que sacan coleccionables, como Salvat, Planeta o RBA (han sacado una colección de literatura friki clásica interesante), cuando ganan de verdad es cuando la gente se suscribe. Bueno, ellas, y Netflix, y National Geographic y quien queráis. Comprar un número suelto está bien, pero asegurarse que la persona se comprará todos los números… eso les encanta. Se aseguran ventas, se aseguran ingresos, y eso para una empresa es bueno. Además se ahorran el margen que se llevaría el quiosquero (aunque tengan que pagar el transporte) así que ganan más dinero con cada suscripción.

Claro, como eso les beneficia, quieren «premiar» a quien se suscribe. Normalmente pagando menos (yo me suscribí con un 10% de descuento, en Noviembre), o añadiendo regalos cada X números. En nuestro caso esto se traduce a:

  • En Marzo (hacia el número 8 según mis cálculos), tenacillas (cutres), quita-rebabas y pegamento para plástico. Algo bastante útil aunque ya tengamos.
  • En Mayo (n16) el primer archivador, necesario para guardar los fascículos de forma ordenada.
  • En Julio (n24) un set de tres pinceles (L base, M shade y S base), algo MUY útil.
  • En Octubre (n36) el Mango Pa Pintá (este).
  • En Diciembre (n44), cuatro pósters.

Y, según sus cálculos, la mayoría de quien aguanta media colección ya la aguanta toda, así que no vale la pena «regalos para fidelizar».

Además de eso está la «opción premium», que pagas 1’5€ por número y te dan pequeños ejércitos (sale a cuenta, siempre y cuando te hagas esos ejércitos… pero con lo frikis que somos seguro que no le decimos que no, ¡y siempre puedes vender alguno que no quieras!). En concreto en Junio (n20) tendremos un pack de Marines del Caos, en Noviembre (n40) de Tiránidos, en Marzo del año que viene (n56) Tau, y en Junio del año que viene (n68) Orkos.

Oye, ¿y el número 1?

Ya va, ya va. Vamos a ver todo lo que trae…

Empiezo la casa por el tejado. Hay dos miniaturas en este número como ya sabíamos: un Teniente Primaris y un Guardia Real Necrón, son miniaturas que salían en cajas de inicio (como esta). Y, además, seis dados.

Aquí creo que ha sido un acierto de parte de Hachette. Veréis, en el primer número de Conquest (hace tres años), que creo que valía 1’5€, venían tres Marines, tres botes de pintura y un pincel. Por un euro y medio. Por supuesto que valía la pena hacerse con un muchillón de números 1 para tener pinceles y pinturas para pintar todas las paredes de casa (bueno, no, pero ya me entendéis). Con Mortal Realms aprendieron la lección y en el primer número no daban pintura, pero aún así el número 1 por 2€ te daban 13 miniaturas y era muy tentador comprar cinco copias para tener muchos fantasmas y sigmarines. Hubo varios que se compraron un montón para revenderlos (y espero que se les atragantasen).

Y, en esta tercera colección, el primer número tiene sólo dos miniaturas, sin pintura. Que sí, que son personajes, pero personajes que tiene todo cristo ya que venían en la caja de inicio normal (y en la Edición Recluta). En general ya no vale la pena comprarse diez números 1, vale que te puedan interesar un par o tres, pero no 26…

…aunque haya locos que lo hagan (me consta que el autor de la foto se los quedará todos). Ahí creo que bien por Hachette, ya que al disminuir las compras del primer número, las ventas serán más realistas en cuanto a suscripción y la curva de caída (¿veis por qué os lo he explicado antes?).

Fascículo del número 1

Vamos a por el cartón. Como podéis ver, hay mucho papel (recordad, contenedor azul) en este primer número. Y además chulo.

En el primer número nos viene una regla en pulgadas (por si alguien no tiene regla) de plástico transparente. Mola, porque va decorada con motivos necrones (¡no marines! ¿Qué está pasando?).

Vamos a ver todo lo de cartón, empezando por El Gran Desplegable Se trata de un A4 que se «despliega» varias veces, presentando la colección. Lo más interesante es, sin duda, el contenido de la colección desglosado y el MEGA POSTER enoooorme que hay (equivalente a 8 A4).

Tenemos luego un díptico en el que nos dicen por segunda vez que nos suscribamos. Que nos regalan el tercer número y además las cinco cosas que os he dicho antes.

Luego tenemos otro tríptico en el que nos dicen que… ¡nos suscribamos! Por si no lo habíamos leído en el cartón, o en el díptico anterior, aquí lo mismo.

Y, claro, no hay tres sin cuatro, así que oooootro tríptico para pedirnos que nos suscribamos (son más pesados que YouTube con su premium). Sin embargo este es distinto, porque lo que hacen es suscribirte mediante el quiosco. Genial para los que no suelan estar en casa.

No, no hay más peticiones de suscripción (con cuatro basta). Con este número también nos dan el primer tablero. Primero, porque habrá varios. Es un tablero a dos caras, una en un «mundo imperial desolado» (¿Marte?), y otro con algo necrón, chulísimo. Es un tablero pequeño porque en el lateral te dicen que cojas tus tijeras; puedes recortar los marcadores de objetivos y unos triangulitos que son para llevar cuenta de las heridas hechas a tus miniaturas.

Fascículo 1

Este es el fascículo 1 (si Salvat se queja lo retiramos, conste, pero no hubo problemas con Mortal Realms…).

Vamos a desgranarlo en apartados ( entre paréntesis las páginas que son). Me llama la atención que la parte superior mantiene el código de colores de Mortal Realms (rojo = trasfondo, azul = montaje, amarillo = pintura, verde = juego).

  • Coleccionar (4). Las anteriores colecciones tenían cuatro apartados: trasfondo, montaje, pintura y juego. Este tiene un apartado nuevo que me ha ENCANTADO, el de Colección. Te explican detalles de las miniaturas (cómo se llaman las armas que llevan por ejemplo), pero lo más chulo es la parte posterior; ¡puedes dar nombre a tu personaje y su equipo! Este rollo rolero me ha encantado (y a mi hijo también), supongo que es el modo Cruzada o algo así. No sé cómo evolucionará esto con el tiempo, pero simplemente el hecho de poder dar nombres y dejarlo para la posteridad, incluyendo las batallas que ha jugado, es muy muy chulo.
  • Trasfondo (4). Dos páginas de introducción a los Marines y otra hoja para dar pincelada a los Necrones.
  • Montaje (2). Las guías de montaje de las miniaturas que vemos en las cajas, pues… eso. Primera errata encontrada, el paso 4 del Guardia dice «El pecho debe encajarse a presión antes de colocar la pieza del pecho«. Es antes del cráneo, os aviso.
  • Pintura (2). Bien, hay una pequeña introducción donde hablan de los tipos de pintura (antes de dar pinturas explican qué darán). Podemos deducir que entre las pinturas que darán y que no sabemos aún, está el Layer Canoptek Alloy y Astrogranite.
  • Juego (8). Dado que este primer número es de introducción y tienen que «pillar» a la gente, hay ocho páginas para explicar la base del juego. Me ha gustado mucho que la primera partida ya sea una misión con objetivos (no como Mortal Realms donde muchos fascículos era «mata todo»). Me llama la atención que ya se empiece con cuatro atributos, si bien veo una errata, el Guardia Real aparece con M5″ y en el códex tiene M6″. Así que muy mal, primer número y ya nerfean al necrón… malditos roedores…

¡Esto no es todo! El número tiene además un tríptico de trasfondo, Zonas de Guerra, donde hablan del sistema Ramasus (en el Nexo Paria) y con una imagen de lo que creo es parte de lo que vendrá en el coleccionable, muy inspiradora. Parece que la Guerra por Ramasus fue entre ultras y seguidores de Szarekh, el Rey Silente (que no viene en la colección por desgracia).

Valoración del número 1

Debo decir que es un número EXCELENTE para iniciarse en 40k y un EXCELENTE primer número de la colección, mucho mejor que las dos colecciones anteriores (para gente que se haga la colección, no para acaparadores de plástico). Hay elementos en común con las anteriores colecciones (los trípticos de trasfondo extra por ejemplo) pero así a bote pronto, diría que es el mejor número 1 para introducirte en el hobby que hay.

Por el precio, las miniaturas (son dos personajes), y el contenido del fascículo, sin duda se merece un 5/5.

Un buen regalo para muggles o para retoños.

Acerca de Namarie

Multifriki, aficionado al cine, a los cómics y a los wargames, en especial Warhammer (Fantasy). Co-creador de Cargad y creador de los Manuscritos de Nuth.

51 comentarios en «[Warhammer 40.000 Imperium] Abriendo el número 1»

  1. Pingback: [Warhammer 40.000 Imperium] Abriendo el número 33: Dos pinturas Shade - ¡Cargad!

Deja una respuesta